jueves, 19 de junio de 2014

Colorín, colorado, este cuento tiene un abogado...


Mi padre insiste en que la excusa de la “falta de tiempo” solo busca justificar la mediocridad. Por eso el otro día cuando alguien me preguntaba por qué no escribía más a menudo en el blog me quedé sin palabras, pues sabía que si decía que era por no tener tiempo estaría mintiendo. Sí, tengo tiempo para escribir, y de hecho, también tengo muchísima inspiración para ello… todos los días se me ocurren hasta dos y tres temas, y a veces hago redacciones que nunca llego a publicar.

Entonces, ¿cuál es el verdadero motivo por el que no escribo más? La respuesta es muy simple señores: Soy abogada. Sí, ¡soy abogada! ¿Y esto qué tiene que ver? Lean, por favor:

1. Al abogado se le hace muy difícil escribir en un lenguaje llano comprensible o entretenido para el que no lo sea (aún cuando esa otra persona sea experta en todo lo demás). Cuando uno está acostumbrado a utilizar palabras como “inadmisibilidad”, “requirente” y “litigio”, o frases como “las conclusiones vertidas”, “nuestro domicilio ad-hoc” o “el impetrante proveerá los medios probatorios” en todo lo que uno escribe relacionado a las leyes, después es difícil dejar de hacerlo.

2. En esa misma línea, para explicar las cosas claramente a veces no se pueden utilizar las palabras que encajarían correctamente, entonces uno se queda con el sentimiento de que lo que dice está mal, como cuando tengo que decir que “el trabajador renunció” en lugar de “el trabajador dimitió”… para el público en general es más fácil la primera forma y al final es lo mismo, pero los abogados me escribirán para decirme que me equivoqué (sí, así de molestosos somos).

3. El abogado sabe que todo es “en principio”, es decir, que todo lo que diga tendrá su excepción.

4. Hay muy pocas cosas en derecho que un abogado puede afirmar o asegurar a plenitud. Imagínense, si un día nos toca defender al acreedor y al otro día al deudor, o peor, el juez A decide una cosa y el juez B decidirá otra.

5. A veces la imaginación lleva al abogado a crear casos o conflictos donde no los hay, ya saben, como esas personas que por todo pelean y le ponen de sobrenombre nada más y nada menos que “el abogadito”. Esto nos lleva a querer incluir una cláusula de no responsabilidad (o “disclaimer” para los que les gustan las palabras en inglés) en todo.

6. El abogado tiene delirio de persecución y sabe bien que todo lo que diga hoy, mañana podrá ser usado en su contra.

En fin, el por qué no escribo más a menudo es simplemente por cualquiera de las razones antes indicadas (¡a veces por todas juntas!). Voy con toda la inspiración posible y cuando me siento a redactar, todo lo anterior me la va matando poco a poco. Pero como deseo escribiendo, quiero aprovechar esta publicación para hacer un “disclaimer” general, así que en lo adelante ya saben, todo lo que diga es “en principio”, todo lo que afirme luego podré negarlo, y para los que sí son abogados, por favor no me critiquen cuando utilice una palabra que en buen derecho no se ajustaría al 100% al caso.

¡Feliz feriado!

domingo, 11 de mayo de 2014

10 PREGUNTAS Y RESPUESTAS: EL DIVORCIO EN REPÚBLICA DOMINICANA

1. ¿Cuáles son los motivos por los que me puedo divorciar en República Dominicana?
- Por mutuo consentimiento, si ambos están de acuerdo en divorciarse;
- Por incompatibilidad de caracteres, si al menos uno de los dos demuestra que no está feliz en el matrimonio;
- La ausencia (desaparición) de su pareja durante al menos 4 años consecutivos, comprobada por un tribunal;
- El adulterio (infidelidad) de su pareja;
- La condenación de su cónyuge a una pena criminal;
- Los actos de violencia y crueldad o las injurias cometidas por su pareja en su contra;
- El abandono voluntario del hogar hecho por su cónyuge durante al menos 2 años, y;
- La embriaguez o uso habitual de drogas estupefacientes que haga su cónyuge.
2. Si soy dominicana residente en el extranjero, ¿puedo divorciarme en República Dominicana?
Sí.
3. ¿Cuánto tiempo dura un procedimiento de divorcio?
Dependerá del tribunal que esté conociendo su caso y de la voluntad de ambos esposos de divorciarse. Puede durar alrededor de 4 meses si no hay complicaciones.
4. ¿Qué es un divorcio “a vapor”?
Es una especie de divorcio por mutuo consentimiento que puede celebrarse en República Dominicana cuando al menos uno de los esposos es extranjero. Se caracteriza por ser mucho más rápido que los otros tipos de divorcio.
5. ¿Necesito un abogado para poder divorciarme?
Sí, porque el divorcio siempre debe solicitársele a un “juez de primera instancia”, ante el cual las personas deben estar representadas por un abogado.
6. ¿En qué momento puedo volver a casarme con otra persona?
Si es hombre, puede casarse desde que el proceso de divorcio concluya; si es mujer debe esperar al menos 10 meses desde que el divorcio sea definitivo.
7. ¿Qué pasa si nos reconciliamos?
Si el divorcio no ha concluido, la demanda simplemente se extingue, pero es conveniente obtener un acta de desistimiento del tribunal. Si ya concluyó, no hay inconveniente en volver a casarse con la misma persona inmediatamente.
8. ¿Tengo derecho a una pensión (manutención) si me divorcio?
Si es mujer y debe abandonar la residencia familiar, tiene derecho a una pensión alimenticia solamente durante el tiempo que dure el procedimiento de divorcio.
9. ¿Tengo derecho a una indemnización si me divorcio?
Si su divorcio es por mutuo consentimiento definitivamente no. Si es un divorcio por incompatibilidad de caracteres los jueces tampoco han querido reconocer esta posibilidad. Si se divorcia por alguna de las otras causas permitidas por la ley (ver pregunta 1), puede ser que un tribunal le otorgue una indemnización si demuestra que recibió un daño por las actuaciones de su pareja.
10. ¿Qué pasará con nuestros hijos y bienes?
Si tiene hijos puede acordar amigablemente con su pareja quién se va a quedar con la custodia y cómo se van a manejar las visitas, de lo contrario, esto será decidido por un tribunal especial tomando en cuenta las posibilidades de ambos padres y el bienestar de los hijos. De todas formas, la manutención de los hijos menores de 18 años es obligación de ambos, por lo que si usted se queda con la custodia podrá reclamarle al otro padre el pago de una pensión alimenticia para beneficio exclusivo de sus hijos.
Con relación a los bienes pueden hacer una partición amigable o presentar una demanda, contando en cualquier caso con la intervención de un juez. (Ver mi otro post en http://laleydominicana.com/2013/07/10/inmuebles-y-matrimonio/ )
Si tiene alguna otra pregunta, pulse el botón de Seguir en este blog y luego escríbame al correo indicado en mi perfil.

miércoles, 9 de octubre de 2013

LA FAMILIA EN DERECHO DOMINICANO

A continuación comparto una nueva presentación preparada en Slideshare, titulada “La Familia en el derecho dominicano”. Esta es la primera parte del tema, en la que se hace un análisis general sobre la protección que la Constitución Dominicana le brinda a la Familia, se explican los tipos de matrimonios existentes, la ley que se les aplica, así como los requisitos y efectos del matrimonio civil. Espero que les guste!

LA ORGANIZACIÓN JUDICIAL EN REPÚBLICA DOMINICANA

A continuación comparto una presentación en la que se analiza la organización judicial en la República Dominicana. Para verla vayan haciendo click derecho sobre ella y si desean que la envíe por correo escríbanme a natacha1207@hotmail.com.